Measurement 2.0: Perspectivas de futuro para el mundo del ensayo y la medición

Un análisis de Zoltan Teleki

Las exigencias a los fabricantes de productos metrológicos están incrementado continuamente. En un entorno de tecnologías cada vez más complejas, las empresas luchan por sacar al mercado sus productos más rápidamente, desarrollando los menos prototipos posibles. Exigen la aplicación de técnicas de medida inteligentes que permita reducir drásticamente los tiempos de desarrollo y que sea de fácil manejo para que las puedan utilizar también personal menos formado. En definitiva, se persigue la eficiencia y el ahorro de costes. Dicho en otras palabras: el tiempo de comercialización debe ser más rápido y más rentable sin detrimento de la calidad del producto.

Para este fin, el proceso de medición es solo un medio hacia el objetivo y la técnica de medición, una herramienta con la que uno debe ocuparse lo menos posible. Por consiguiente, el tan citado eslogan „Yo lo único que quiero es medir“, no es cierto. Lo correcto sería: „Lo que quiero son resultados.“ Resultados en los que puedo confiar y para los que no necesito estudiar primero una carrera de metrología.

Evidentemente siempre habrá necesidad de expertos en metrotécnica que asesoren y realicen las primeras instalaciones y las puestas en marcha. Pero el conocimiento técnico en metrología resultará cada vez menos fundamental para el verdadero proceso de medición. Actualmente incluso los menos duchos en el tema pueden llevar a cabo complejas mediciones. ¿Pero qué exigencias hay que cumplir para ello?

Ciertamente la técnica de medición debe contar con el conocido principio informático Plug & Play. Muchos distribuidores de estos productos metrológicos afirman que sólo hay que conectarlos y medir directamente. Pero el principio del Plug & Measure en el verdadero sentido de la palabra solo lo cumplen unos pocos. De hecho, este principio requiere una cadena de medición con componentes perfectamente ajustados entre sí y en los que no cabe ningún conflicto de interfaces. Las condiciones óptimas para dicho principio solo se dan cuando la completa cadena de medición proviene de un mismo fabricante.

Pero hay otros aspectos que deben cumplirse. Se requiere un amplificador de aplicación universal, un empleo exclusivo de tecnología TEDS y soluciones patentadas para la compensación automática de las condiciones ambientales. Además, el sistema de medición deberá comprobar de forma automática si todos los transductores están conectados correctamente. La exclusiva tecnología APM™ (Advanced Plug & Measure) es una solución aplicada en los amplificadores universales de la familia QuantumX: los amplificadores reconocen automáticamente los transductores conectados, eliminando totalmente las costosas configuraciones. Sin embargo, el factor más importante es la precisión con la que trabaja la técnica de medida aplicada. Solo una precisión probada junto con la universalidad aportan eficiencia y ahorro de costes, proporcionando resultados óptimos y fiables. Un sistema que mide de forma igualmente fiable tanto las pequeñas como las grandes magnitudes y que es compatible con todas las tecnologías convencionales de transductores sustituye automáticamente varios sistemas de una vez y ahorra en la inversión de tiempo para la habilitación de, por ejemplo, un banco de ensayo, que solo podría llevarla a cabo un experto.

¿Podría un fabricante pequeño cumplir con todos estos puntos expuestos? Los productos de los pequeños fabricantes solo podrán mantenerse también en el mercado mientras un integrador de sistemas se haga cargo de su instalación y puesta en marcha, y más adelante ponga a disposición su conocimiento técnico para las posteriores adaptaciones. Pero si además tienen que cumplir con las exigencias de las empresas arriba detalladas, éstos fracasan estrepitosamente debido a sus limitaciones. Por no hablar en los proyectos internacionales que abarcan varios países. En consecuencia, los pequeños fabricantes van perdiendo cada vez más terreno. No solo porque nunca podrán ofrecer una cadena de medición completa de una misma mano y, con lo cual, un verdadero Plug & Measure. La confianza y fiabilidad son dos factores que no se deben subestimar en el mercado de bienes de capital. ¿Tendré el mismo servicio postventa de hoy para este producto en 5 años? ¿Qué pasará si necesito entonces un repuesto o mi software ya no trabaja con el último sistema operativo de Windows sin una actualización? Este tipo de preguntas adquiere mayor relevancia en estos tiempos de presupuestos más ajustados. ¿Debo confiar de verdad en un pequeño fabricante que a corto o largo plazo pueda desaparecer del mercado?

A primera vista los pequeños distribuidores y, en parte también las grandes firmas del sector, pueden suponer una atractiva elección en base a los precios de sus productos. Sin embargo, el precio de compra es irrelevante. Un producto cuya adquisición es económica, pero que debido a una puesta en marcha lenta produce diez veces más costes de personal, será una ganga solo a primera vista. Lo que realmente cuenta es el CTP, el coste total de propiedad. Esto es, los costes que ocasiona la tecnología de medición a lo largo de los años, desde su adquisición hasta su sustitución pasando por la puesta en marcha y los continuados usos. Y por lo general, en el caso de la técnica de medición, dichos costes son sustancialmente inferiores cuando el precio de compra ha sido mayor.

¿Podría ahorrarme todas estas reflexiones simplemente aplicando un software de simulación, o sea, tan solo con un clic de ratón? ¿No sería esto más Plug & Play? ¿Pero cómo se va a simular el posible comportamiento de nuevos materiales, tales como compuesto de fibra, si todavía no existen conocimientos ni experiencias base. Sin datos medidos fiables no es posible verificar los resultados de las soluciones de software de simulación, puesto que se corre el peligro de partir de premisas falsas. Los tests virtuales son únicamente apropiados para materiales conocidos y probados, ofreciendo numerosas ventajas y garantizando reducciones drásticas en cuanto a tiempo y costes de desarrollo.

En lo que respecta a la evaluación de datos medidos, las soluciones de software son actualmente una vía ineludible. Y es que los rápidos puertos de los actuales sistemas de medición producen cantidades de datos que dificultan un procesado efectivo. ¿Qué valores son los relevantes? ¿Qué resultados son los verdaderamente importantes? Sin un software de análisis potente como nCode GlyphXE para el postprocesado de los datos medidos no es posible cumplir ni con las exigencias en materia de eficiencia expuestas al principio ni con el ahorro de costes. Por descontado, este software con su interfaz de usuario intuitiva no puede ser incompatible con el principio de Plug & Measure.

Contáctenos Contacte con HBM si desea saber más sobre lo que HBM le puede ofrecer.