Pruebas estructurales de fuselajes con QuantumX en AVIATEST

Galgas extensométricas de HBM instaladas en un helicóptero

AVIATEST: tomando altura con QuantumX

Actualmente, la aviación es una de las principales industrias de transporte del mundo que, cada día, permite desplazarse a millones de pasajeros. No hace falta decir que la seguridad en el aire es una prioridad absoluta. Por eso, la empresa letona AVIATEST lleva décadas realizando pruebas rigurosas y exhaustivas de aeronaves. Para efectuar esas sofisticadas tareas es esencial contar con la tecnología más avanzada. En ese sentido, el sistema de adquisición de datos QuantumX, de HBM, forma parte del trabajo diario de esta empresa.

Hace años, AVIATEST llevaba a cabo de forma habitual ensayos a escala real de una docena de modelos de aviones y helicópteros de fabricación soviética. Hoy día, lo que manda es la especialización y AVIATEST concentra sus actividades en una serie de pruebas de longevidad, materiales y esfuerzos estáticos.

AVIATEST se fundó hace más de cuarenta años y, en la actualidad, colabora con compañías de aviación de la Unión Europea y de Rusia. En línea con el resto del sector aeronáutico letón, AVIATEST quiere ser un puente entre el Este y el Oeste.

QuantumX ha ayudado a ir un paso más allá

Módulos QuantumX montados sobre un chasis, listos para medir con docenas de canales

Hace varias décadas, la empresa utilizaba un sistema desarrollado en la Unión Soviética, que solo permitía hacer mediciones estáticas. Cuando la medición de parámetros dinámicos se convirtió en una necesidad, AVIATEST evaluó a distintos proveedores antes de elegir finalmente a HBM. Aquello fue hace trece años.

En la era "pre-Quantum X", era difícil obtener simultáneamente datos de más de 50 sensores. Pero ahora, la empresa tiene capacidad para llevar a cabo tareas mucho más complejas. En algunos casos, el número de sensores ha llegado a duplicarse. ¿Qué es lo que más valora AVIATEST de Quantum X? Desde luego, la movilidad y la simplicidad del sistema, y también el menor tiempo que requiere para adquirir datos.

Más eficiencia y más seguridad para la aviación

Un sensor de fuerza U10M utilizado por AVIATEST

Para ilustrar mejor todo lo anterior, basta con mencionar que AVIATEST participa actualmente en un proyecto llamado NICETRIP, en el que intervienen dos docenas de empresas europeas. El proyecto tiene la finalidad de desarrollar una aeronave con rotor basculante. En las pruebas de cajas de engranajes, la empresa utiliza nada menos que 32 canales solo para hacer mediciones con galgas extensométricas. Adicionalmente, se emplean otros 70 sensores para medir temperaturas, presiones, tensiones y otros parámetros de la caja de engranajes.

AVIATEST también ha llevado a cabo una serie de pruebas de vuelo. Así que se puede decir que, literalmente, QuantumX les ha ayudado a tomar altura. Una de las pruebas más impresionantes se llevó a cabo en el helicóptero más grande del mundo que ha entrado en producción: el Mi-26. El principal cometido de AVIATEST consistió en medir y analizar tensiones en el fuselaje.

La industria de la aviación gana en seguridad y eficiencia gracias a pruebas más precisas y completas, que las empresas pueden realizar con ayuda de tecnología avanzada como la de QuantumX. En años recientes, AVIATEST ha participado en pruebas de aviones antes de que hicieran su primer vuelo. Entre ellos destaca el Sukhoi Superjet 100, que es el primer jet para vuelos regionales diseñado y construido en Rusia; y también el Kamov Ka-62 y el Irkut MS-21, que todavía no han volado.

La cooperación con HBM no tiene límites

Actualmente, QuantumX es el único módulo que utiliza AVIATEST, para tareas muy variadas: desde pruebas elementales en muestras de materiales composites hasta pruebas de presión de fuselajes o pruebas estáticas de distintos componentes del fuselaje.

A lo largo de su dilatada colaboración con HBM, AVIATEST ha ido introduciendo un amplio espectro de productos de este fabricante en su actividad diaria. Entre ellos, células de carga de HBM, determinados amplificadores, galgas extensométricas y, por supuesto, software.

Debido al éxito de esta cooperación entre las dos empresas, AVIATEST tiene intención de incrementar la relación en el futuro. Próximamente, es posible que adquiera nuevas galgas extensométricas, células de carga, módulos, amplificadores e incluso medidores de par fabricados por HBM.

También es probable que AVIATEST utilice en breve otro servicio prestado por HBM, si se le adjudica la próxima fase de pruebas del Irkut MS-21. Dichas pruebas exigirían instalar en torno a 2000 galgas extensométricas en el fuselaje. Para ello, la empresa planea enviar personal a centros de HBM, donde recibirá una formación certificada en instalación de galgas extensométricas.

El cliente

AVIATEST

Contáctenos Contacte con HBM si desea saber más sobre lo que HBM le puede ofrecer.