Dentro de este proyecto de reconversión se planteó construir un banco de pruebas que proporcionase a los ingenieros los datos de par necesarios para introducir en el diseño cambios susceptibles de optimizar la eficiencia en el uso de combustible. Una de las partes críticas era la adquisición precisa de datos de par sobre el rendimiento de los motores. Aunque la empresa lleva muchos años transformando motores a reacción en turbinas de generación eléctrica, recientemente decidió utilizar sensores de par rotativos en línea, con el fin de minimizar la incertidumbre de medida de par y mejorar así la precisión de las pruebas.

Los requisitos de las pruebas exigían sensores de par con fondos de escala de 200 Nm, 1 kNm, 2 kNm y 130 kNm. Los tres sensores con capacidades más pequeñas debían tener las mismas dimensiones y ser capaces de trabajar a velocidades de hasta 22,000 rpm. El más grande (130 kNm) debía admitir velocidades de hasta 4.000 rpm. Al igual que el resto del banco de pruebas, los sensores de par debían ser extremadamente duraderos y fiables, puesto que una secuencia de pruebas puede durar lo mismo unas pocas horas que varios meses. Cada sensor debía tener dos salidas de par separadas; por un lado, para dar mayor fiabilidad a la precisión de los datos y, por otro, para que una salida sirviera de respaldo a la otra en caso de fallo durante una prueba.

Su cuenta en HBM.com

Actualización del registro de usuarios a partir del 17de junio de 2016

***Si ya tiene claves de acceso a HBMshop, puede utilizar la misma información para acceder a HBM.com