Entrevista con: Manfred Kreuzer y Tim Sander, desarrolladores de MGCplus

El sistema de adquisición de datos MGCplus de HBM lleva más de 25 años en el mercado, con ventas en todo el mundo. Algo verdaderamente inusual entre los productos electrónicos. Ahora, MGCplus se ha actualizado con el nuevo procesador de comunicación CP52. En esta ocasión, nos hemos reunido con Manfred Kreuzer y Tim Sander para hacerles una entrevista.

Uno de ellos desempeñó un papel destacado en la creación de MGCplus y vivió en primera persona la explosión tecnológica del periodo inicial. El otro se encargará de que, con el desarrollo del nuevo procesador de comunicación, el sistema siga a la vanguardia en el futuro. Hablamos con los dos acerca de todos estos aspectos y, naturalmente, de las dos décadas que los separan.


"Podría decirse que MGCplus es un producto único"

Sr. Kreuzer, el sistema amplificador de medición MGCplus es uno de los proyectos de desarrollo más importantes en los que ha participado. Este sistema ha sido muy popular en la tecnología de medida durante los últimos 25 años, y todavía hoy sigue siendo relevante. ¿Qué puede decir sobre este producto?

Manfred Kreuzer: Podría decirse que MGCplus es un producto único. No creo que haya otro instrumento electrónico que haya sobrevivido durante 27 años. Por cierto, digo 27 años porque tengo en cuenta la primera versión, que aún no tenía el "plus" en el nombre.

En aquel momento, ese amplificador fue uno de sus proyectos de desarrollo más importantes, pero desde entonces ha dirigido proyectos para otros muchos productos. ¿Le sigue interesando lo que pueda deparar el futuro al MGCplus?

Kreuzer: Naturalmente. Cada vez que construimos un sistema MGCplus, por ejemplo, un sistema grande con varios miles de puntos de medición para el sector de la aviación, siempre me paso a echar un vistazo.

Manfred Kreuzer…

…después de terminar sus estudios, trabajó durante tres años como ingeniero de desarrollo en el laboratorio de cámaras en color para estudio de Fernseh-GmbH, en Darmstadt. En 1968 se incorporó a HBM. Allí no tardó mucho en convertirse en el director del departamento de electrónica, que aún era muy pequeño pero no dejaba de crecer. En 1988 se convirtió en responsable del desarrollo de electrónica y en 1992 de la totalidad del programa de desarrollo, desde la electrónica hasta las células de carga. Dejó su cargo de dirección en 2005 —a la edad de 63— para seguir trabajando durante cinco años más como técnico sénior de sensores ópticos. Tras jubilarse en 2010, Manfred Kreuzer retomó sus aficiones, entre ellas la fotografía digital, hasta que en 2016 volvió a HBM para compartir su experiencia en un proyecto actualmente en fase de desarrollo.

Esto es lo que comenta sobre el desarrollo de productos:

"Lo primero de todo es un buen concepto con ideas innovadoras. Pero, cuando esas ideas se llevan a la práctica, es importante apoyar el borrador y las pruebas con cálculos y consideraciones teóricas."

Sr. Sander, usted ha participado en el desarrollo del nuevo procesador de comunicación CP52 para el MGCplus: un paso hacia el futuro del sistema. ¿Qué supone para usted trabajar en un producto de HBM tan emblemático como este?

Tim Sander: Desde luego, es un desafío. El sistema lleva en el mercado tantos años que tenemos con una cantidad increíble de usuarios. Y tenemos que garantizarles la compatibilidad. Al mismo tiempo, con esta revisión demostramos que el producto sigue evolucionando y que mantenemos el soporte al día.

El CP52 sustituirá a los dos procesadores de comunicación antiguos, el CP22 y el CP42. ¿Qué características tendrá?

Sander: Una de sus principales características es la sincronización basada en el protocolo PTP (Precision Time Protocol). Eso significa que no importa qué amplificador se utilice con MGCplus en el mismo proyecto de medición: todos estarán perfectamente sincronizados. También hay otras mejoras importantes: Por ejemplo, ahora es posible conectar 512 canales de medición al CP52, en lugar del máximo de 256 anterior. Ahora, los datos de medición se pueden guardar en un dispositivo USB.

Sincronización y almacenamiento de datos en USB… ¿No son cosas que se dan por sentadas hoy en día?

Sander: Yo no diría tanto. La sincronización PTP supone un valor añadido considerable e, indudablemente, constituye un incentivo para que los usuarios elijan el CP52. La compatibilidad es un activo valioso para MGCplus por las mismas razones. En consecuencia, tenemos que garantizar que incluso las tarjetas enchufables más antiguas, por ejemplo, sigan funcionando.

Tim Sander…

…trabaja como desarrollador de software integrado de HBM desde 2008. En la actualidad está trabajando en el MGCplus. Anteriormente ha trabajado con otros amplificadores, entre ellos el PMX. Todo empezó con sus estudios de tecnología de la información y su participación en los trabajos científicos de la Universidad Técnica de Darmstadt.

Esto es lo que comenta sobre el desarrollo de productos:

"La clave radica siempre en hallar un equilibrio: por un lado, queremos ofrecer tecnologías bien contrastadas pero, por otro lado, no queremos estancarnos. El reto pasa por encontrar el justo medio."

Muchos se preguntarán si un sistema de este tipo sigue estando realmente actualizado.

Kreuzer: Normalmente la problemática con sistemas como este no es que hayan dejado de ser necesarios en el mercado, sino el elevado coste indirecto de mantenimiento derivado de una vida útil del producto tan prolongada. Los requisitos y las normas cambian y algunas piezas ya no se encuentran disponibles. Con frecuencia, son las empresas las que abandonan los productos, no los usuarios.

Sander: Yo creo que todos estos años de compatibilidad constituyen una de las claves del éxito del MGCplus. Pero esto también impone límites para nuestra labor de desarrollo: en la actualidad parece improbable que se produzca una revolución tecnológica como la que supuso el desarrollo del producto original. Por otro lado, estamos realizando una importante inversión en aseguramiento de la calidad. Pero también constatamos que los usuarios siguen demandando el mismo sistema de toda la vida.

Kreuzer: Un sistema como MGCplus, con tantos componentes, resulta extremadamente complejo. Solo hay que pensar en la diversidad de tipos de transductores que se pueden conectar, desde termopares hasta galgas extensométricas. Creo que mantener un sistema como este es un poco como construir una casa: a menudo es más difícil reformar completamente una casa antigua que construir una nueva al lado. Pero si la estructura fundamental es estable, vale la pena. En la actualidad, MGCplus aún tiene un gran potencial.

Existen multitud de sistemas de adquisición de datos en el mercado, la mayoría de ellos mucho más nuevos que MGCplus. ¿Por qué cree que los usuarios de MGCplus prefieren seguir utilizándolo?

Kreuzer: ¡Porque es un producto muy bueno! MGCplus es imbatible en cuanto a funcionalidad, tamaño compacto y precio comparativamente atractivo. Eso lo ha consolidado como el sistema de medición de referencia del mercado. Tiene todo lo necesario para mantener su ventaja en el mundo de la tecnología de medida. Esto hace del sistema una base estable para acometer inversiones.

Sander: Creo que el MGCplus transmite seguridad y fiabilidad. Es evidente que hemos sido compatibles durante 25 años. Eso por un lado. Por otro lado, MGCplus aún tiene un "rostro": teclas de control directamente integradas en el instrumento y una pantalla que muestra las lecturas. Esto permite a los usuarios establecer una conexión con el instrumento desde la primera vez que lo ponen en funcionamiento, con un acceso muy intuitivo.

¡Incluso en la era de los smartphones!

Kreuzer: Sí, es increíble. Todavía hoy, hay personas que valoran las cosas hechas para durar.

Pero esa no puede ser la única clave del éxito de un producto con un cuarto de siglo de vida, ¿verdad?

Kreuzer: También hay tener en cuenta toda la gama de servicios y productos de HBM: si es necesario, podemos suministrar sistemas metrológicos completos, hardware y software, de un único proveedor. Y por si eso fuera poco, nos aseguramos de que todo funcione.

Sander: Podemos proporcionar a los usuarios todo lo que necesitan para su trabajo, desde galgas extensométricas hasta software.

Kreuzer: MGCplus es una marca. El que lo compra, sabe lo que se lleva. Y no olvidemos que los usuarios tardan bastante tiempo en aprender a utilizar un sistema correctamente. Sobre todo si tiene una funcionalidad tan amplia como la del MGCplus. Son muchos los ingenieros de medición que tienen experiencia con el sistema y eso compensa.

Me gustaría que ambos hiciesen una estimación: a ver si aciertan, ¿cuántos dispositivos MGCplus se han vendido en estos 27 años?

Kreuzer: ¿40.000?

Sander: ¿25.000?

Casi: Aproximadamente 24.000 dispositivos.

 

Kreuzer: Es una cantidad enorme si tenemos en cuenta que empezamos con cifras de unos centenares y tuvimos problemas para conseguir pantallas para nuestros circuitos, que eran de tipo gate array. Los fabricantes no querían producir cantidades tan pequeñas. Una oferta de lanzamiento especial nos salvó justo en el momento oportuno.

Parece que entonces tenían algunos problemas…

Kreuzer: Es normal al principio, supongo. Pero al mismo tiempo, y en cualquier caso, lanzamos algo completamente nuevo. Hasta entonces los amplificadores de medición eran íntegramente analógicos. Desde el intervalo de medición hasta el filtro adecuado, todo debía ajustarse manualmente con mandos y diales. Para cada función, había un componente con un tamaño enorme. Entonces creamos el MGC digital y un conjunto de puertas desarrollado de manera independiente. Ajuste del intervalo de medición, balance cero, 15 filtros... y todo lo hacía un único componente. Y, aparte del hecho de que este único circuito consumía mucha menos energía también necesitaba bastante menos espacio. Eso no era todo: como las lecturas se digitalizaban, se podían llevar a cabo mediciones simultáneas en todos los canales. Esa era otra de las novedades. Con anterioridad, los valores medidos se registraban en analógico y se preparaban digitalmente al final para verlos en pantalla. En el MGC todo era completamente digital. Todo ello nos permitió no solo efectuar mediciones de forma rápida, sino también precisa. Por aquel entonces ninguna tecnología podía hacer nada comparable.

Sander: Aquel nuevo producto fue un gran éxito. Pero el ejemplo de los gate arrays pone de relieve cómo ha cambiado también el sistema: ahora utilizamos componentes más modernos y considerablemente más potentes.

Ahora que hablamos del cambio: además del nuevo procesador de comunicación, MGCplus tiene una nueva carcasa que le da un aspecto renovado. ¿En qué medida es importante el aspecto de un amplificador?

Sander: Personalmente considero el aspecto algo secundario. Lo importante es que el amplificador proporcione el valor medido correcto, que sea fiable y fácil de utilizar. La funcionalidad es la máxima prioridad. No obstante, estoy contento con el nuevo diseño: el exterior está a la altura de lo que hay en el interior.

Como conclusión, vamos a atrevernos a predecir el futuro: ¿hacia dónde se dirige la tecnología de medición, al margen del MGCplus?

Sander: En HBM necesitaremos soluciones más potentes de computación de nube y aplicaciones asociadas. Ese es el reto al que nos enfrentamos en estos momentos.

Kreuzer: A pesar de todos esos avances, no olvidamos nuestras raíces y nuestra historia. Porque esa es la base sobre la que seguiremos construyendo en el futuro.