Instalación correcta de galgas extensométricas en superficies de hormigón

Instalar galgas extensométricas en superficies de hormigón no tiene por qué ser difícil. Solo hay que tener tres cosas en cuenta y el resto es... coser y cantar. A continuación le contamos cuáles son.

Elegir la galga correcta

La elección de la galga extensométrica viene dada, sobre todo, por la longitud de la rejilla de medición, que es el factor que tiene una influencia más decisiva en el resultado de la medida. La galga extensométrica determina la media aritmética de las condiciones de deformación existentes en la rejilla de medición. Este factor debe tenerse en cuenta para determinar cuál es la longitud óptima de la rejilla. Si se utiliza una rejilla de medición muy corta para medir un material heterogéneo como el hormigón, existe el riesgo de medir deformaciones parciales en pequeñas piedras o en secciones individuales de la pasta de cemento endurecido. Recomendación esencial: utilizar una rejilla de medición cinco veces mayor que el tamaño de grano aglomerado más grande. En ese sentido, HBM dispone de galgas extensométricas con una longitud de rejilla de medición de hasta 150 mm; por ejemplo, la 1-LY41-150/120.

Utilice galgas extensométricas cinco veces más largas que el tamaño de grano más grande.
  • La longitud de la galga extensométrica correcta viene dada por el sustrato.
  • El hormigón es un material no homogéneo con granos parciales y pequeñas piedras.
  • Las galgas extensométricas demasiado cortas corren el riesgo de medir las piedras en lugar del material de sustrato.
  • Recomendación: utilizar una rejilla de medición cinco veces más larga que el tamaño de grano más grande.

¿Cuál es el adhesivo más adecuado?

El hormigón requiere un adhesivo fuerte, capaz de llenar poros y que forme una unión fiable aunque exista humedad residual en el hormigón. El adhesivo rápido X60 de HBM da buenos resultados demostrados en este tipo de situaciones. No obstante, solo se recomienda adherir directamente la galga extensométrica a zonas secas de hormigón. Si existe humedad residual, es recomendable aplicar primero una delgada lámina de aluminio que sirva como capa de barrera, y colocar la galga extensométrica sobre esa lámina.

En el caso del hormigón, solo es posible hacer mediciones referidas al punto cero si la muestra está totalmente seca o si el contenido de humedad se mantiene constante durante la medición. Se sabe que, cuando varía su contenido de humedad, el hormigón se contrae o se dilata. Por lo tanto, en general solo es posible hacer mediciones referidas al punto cero en hormigón durante periodos de tiempo relativamente cortos, salvo que se disponga de un objeto equivalente y no sometido a cargas con fines de compensación. En el caso de instalación sobre ferralla de hormigón armado, se aplican las mismas reglas que para instalación sobre metal. Lo único de lo que hay que asegurarse es de que la galga extensométrica tenga una protección adecuada. Se debe prestar una atención especial a la protección mecánica de la galga extensométrica, de modo que esta no sufra daños en el momento de verter el hormigón líquido.  

El adhesivo rápido X60 es ideal para instalación de galgas extensométricas en superficies de hormigón.

¿Qué hay que tener en cuenta a la hora de preparar el punto de medición?

La preparación de la superficie es la requerida por el adhesivo rápido X60 y, en general, es más sencilla que para las instalaciones sobre metal. Ante todo, hay que averiguar si el hormigón se ha aplicado empleando moldes secos o lubricados. Si se han utilizado moldes lubricados, debe eliminarse la capa humedecida con aceite mediante amolado. No se recomienda desengrasar con disolventes, porque puede ocurrir que el aceite disuelto y el propio disolvente penetren más aún profundamente en el hormigón. Si se han utilizado moldes secos, basta con eliminar la capa de lechada hasta alcanzar hormigón sólido. También es recomendable un amolado, para obtener una superficie lo más plana posible.

El polvo generado por el proceso de amolado debe eliminarse concienzudamente con una bomba de aire o con aire comprimido libre de agua y aceite. A continuación, selle por completo los poros con adhesivo X60, llenándolos por completo, no solo de forma superficial. Aplane las zonas de adhesión, no aplique una capa. Al cabo de aproximadamente 30 minutos, se puede colocar una lámina fina de aluminio, que servirá como capa de barrera. En determinadas condiciones, se puede adherir directamente la galga extensométrica.