Principio de trabajo de una célula de carga a compresión

Una célula de carga es un transductor que mide una fuerza y la convierte en una señal eléctrica. La mayoría de las células de carga utilizan una galga extensométrica como elemento sensor, aunque también existen células de carga hidráulicas y neumáticas.

Células de carga de galgas extensométricas

Las células de carga de galgas extensométricas suelen estar compuestas por cuatro galgas extensométricas que forman un puente de Wheatstone, que es un circuito eléctrico que equilibra los dos brazos de un circuito de puente.

En este tipo de célula de carga, la fuerza que se mide deforma la galga extensométrica, y la magnitud de esa deformación se mide como un cambio en la señal eléctrica. Hay varias combinaciones comunes de células de carga de galgas extensométricas: barras de cizalladura, tipo S y compresión.


¿Cómo funciona una célula de carga a compresión?

Esencialmente, una célula de carga a compresión es un bloque diseñado para recibir una carga en uno de sus puntos y medir la compresión que produce. Mientras que las células de carga a tracción miden una fuerza de tracción, las células de carga a compresión miden una fuerza de compresión ejercida en un único eje. En general, la célula de carga a compresión se coloca bajo el objeto que se desea medir.

Cuando se aplica la carga, la galga extensométrica que incorpora la célula de carga a compresión se deforma; esa deformación se utiliza para obtener la medida.

Las células de carga a compresión son capaces de determinar cambios relativos en la resistencia, en determinadas aplicaciones. El puente de Wheatstone permite medir esos cambios relativos con gran exactitud y obtener resultados fiables.

Las células de carga a compresión se construyen en materiales resistentes a la corrosión y los arañazos; al fin y al cabo, para que los resultados sean precisos, la placa base no debe presentar ninguna deformidad. Para mayor seguridad, con frecuencia se utiliza una cubierta endurecida sobre la placa base. 

Las células de carga a compresión están diseñadas de forma específica para aplicaciones con limitaciones de espacio, y pueden llegar a ser extremadamente compactas. Por otro lado, resultan idóneas para medir cargas muy altas. HBM dispone de células de carga a compresión para cargas nominales de hasta 50 toneladas.

Estas células de carga tienen una gran exactitud de medida, lo cual resulta útil en sectores en los que los productos se venden al peso. Las células de carga a compresión monoplato resultan sumamente versátiles, porque pueden medir cargas descentradas sin pérdida de exactitud. Asimismo, ofrecen estabilidad a largo plazo. Esa estabilidad y exactitud de medida se pueden garantizar mediante servicios de calibración periódicos de las células de carga, como los que ofrece HBM.

Es muy fácil medir con una célula de carga a compresión, y eso ayuda a acelerar el procesamiento y la salida, reduciendo el tiempo total necesario para obtener resultados. Ese ahorro de tiempo, en última instancia, reduce los costes.

Células de carga a compresión de HBM

HBM suministra una serie de células de carga a compresión, especialmente indicadas para pesaje de procesos, ingeniería de plantas y pesaje de contenedores. Tienen capacidades máximas comprendidas entre 50 kg y 50 toneladas, y una precisión de hasta el 0,1%.

Disponemos de homologaciones que permiten instalar nuestras células de carga a compresión en básculas indicadas para entornos potencialmente explosivos o con obligación de contraste. Igualmente, disponemos de certificados internacionales de uso.

No dude en ponerse en contacto con nuestro equipo para cualquier consulta sobre nuestras células de carga a compresión.

Productos relacionados

Contáctenos Contacte con HBM si desea saber más sobre lo que HBM le puede ofrecer.