¿Cómo afecta RoHS 3 a los proveedores de sensores y transductores?

RoHS (restricción de sustancias peligrosas, por sus siglas en inglés) es la denominación de una directiva europea que limita el uso de una serie de materiales peligrosos presentes en los componentes electrónicos o mecánicos. Los proveedores de sensores y transductores deben cumplir las especificaciones de RoHS en los productos que comercializan en los mercados de la UE. Estas especificaciones han ido evolucionando con los años, como resultado de la aparición de nuevos materiales que requieren limitaciones de uso en las aplicaciones comerciales. Las seis sustancias que inicialmente controlaba y restringía RoHS eran:

  • Cadmio (Cd);
  • Cromo hexavalente (Cr VI);
  • Plomo (Pb);
  • Mercurio (Hg);
  • Bifenilos polibromados (PBB);
  • Polibromodifenil éteres (PBDE).

Los proveedores de sensores y transductores que utilizan estas sustancias en la producción de componentes mecánicos o electrónicos deben garantizar unos niveles por debajo de 1000 ppm de material homogéneo en el producto. Este valor no se aplica ni al mercurio y ni al plomo, para los cuales los niveles son más estrictos (menos de 100 ppm).

RoHS 3 es un complemento de la directiva que añade otras cuatro sustancias restringidas, cuyo uso en aplicaciones de componentes por parte de los proveedores de sensores y transductores debe ser limitado:

  • Ftalato de bis(2-etilhexilo) (DEHP)
  • Benzilbutilftalato (BBP)
  • Dibutilftalato (DBP)
  • Ftalato de diisobutilo (DIBP)

Estos plastificantes se incorporaron a la directiva en 2015. En la actualidad se encuentran en periodo de gracia, para dar tiempo a los proveedores de sensores y transductores para cumplir la nueva normativa. Para poder cumplir los requisitos de RoHS 3, la concentración de las sustancias antes señaladas en los componentes de todos los equipos de control y supervisión de la UE debe mantenerse por debajo de 1000 ppm en 2021.

HBM: un proveedor de sensores y transductores que cumple los requisitos de RoHS 3

HBM es uno de los principales proveedores de sensores y transductores del mundo, con una red de suministro global de equipos de ensayo y control para una amplia gama de aplicaciones en bancos de ensayos. Ofrecemos una amplia gama de instrumentación para los mercados internacionales y mantenemos un compromiso de conformidad con todas las certificaciones. Garantizamos que todos nuestros productos cumplen las normas de seguridad más estrictas que es posible.

A diferencia de otros muchos proveedores de sensores y transductores, toda nuestra gama de galgas extensométricas y materiales adhesivos y de recubrimiento ya cumple los requisitos de RoHS 3. A continuación se incluye la lista completa de los productos de HBM a los que se aplican las especificaciones de RoHS 3 y que cumplen sus requisitos mucho antes de que concluya el periodo de gracia:

  • ABM75;
  • AK22;
  • BCY01;
  • DAK2;
  • EP150(-GP);
  • EP310N;
  • P250;
  • FS01;
  • NG150;
  • PU140;
  • RMS1;
  • RMS1-Spray;
  • SG200;
  • SG250;
  • SL450;
  • X120;
  • X280;
  • X60;
  • Z70.

Las únicas excepciones en este sentido son las variantes específicas para clientes, que se utilizan en aplicaciones a medida o circunstancias poco habituales en las el proceso de producción exige una soldadura a base de plomo.

HBM tiene el compromiso de cumplir hoy los requisitos de certificación del futuro. Si desea más información acerca de un proveedor de sensores y transductores que está preparado para la normativa del mañana, no dude en contactarnos.