Deriva en los sensores de galgas extensométricas de lámina adherida

Las galgas extensométricas de lámina adherida combinan alta estabilidad y precisión con unas propiedades mecánicas robustas. Por ello, se utilizan mucho en aplicaciones con sensores de la industria petrolera y gasista. No obstante, al igual que ocurre con cualquier tecnología de sensores, los factores ambientales, como la temperatura y la humedad, pueden afectar a estos dispositivos, produciendo una deriva de las lecturas en aplicaciones que requieren un comportamiento preciso y estable de los sensores. Sin embargo, con una selección cuidadosa de los sensores y materiales asociados, los ingenieros pueden mitigar las causas de la deriva de estos dispositivos y confiar en ellos en las distintas aplicaciones que requieren una medición fiable de la carga, el par, la tensión y la presión.

Las galgas extensométricas de lámina adherida aprovechan el efecto resistivo, según el cual la resistencia de un conductor cambia como respuesta a una deformación mecánica. En estos dispositivos, la lámina metálica presenta un diseño de rejilla y está adherida a un soporte delgado, de un modo que amplifica el efecto de la deformación mecánica en la variación de la resistencia de la lámina conductora. Cuando el dispositivo se fija a un objeto, la resistencia de la lámina cambia de manera proporcional a la magnitud de las fuerzas que actúan sobre dicho objeto. Si se lleva un seguimiento cuidadoso de ese cambio en la resistencia, los sistemas de sensor basados en este tipo de dispositivos pueden proporcionar una medición precisa de las fuerzas que actúan sobre los equipos y estructuras.

Su capacidad para trabajar con precisión con cargas elevadas y en entornos adversos hace que las galgas extensométricas de lámina adherida se adapten muy adecuadamente a los requisitos de la industria del petróleo y el gas (Figura 1). De hecho, estos dispositivos desempeñan una función esencial y garantizan un funcionamiento óptimo y seguro en aplicaciones sometidas a grandes tensiones. Por ejemplo, en control de bombeo, en las células de carga de los vástagos pulidos de los caballetes de bombeo de los pozos o en las células de carga de los anclajes de cables muertos. Por sus robustas características, también se emplean en aplicaciones a alta presión, como transductores de presión para unión a martillazos, o para medir presiones de líquidos y gases en equipos tales como motores diésel, unidades de potencia hidráulica y unidades de bombeo de nitrógeno.

Su cuenta en HBM.com

Actualización del registro de usuarios a partir del 17de junio de 2016

***Si ya tiene claves de acceso a HBMshop, puede utilizar la misma información para acceder a HBM.com