GreenMot es una joven empresa francesa ubicada en las proximidades de Lyon y especializada en pruebas de motores de combustión interna, sistemas de propulsión y sistemas de energía. Se dirige sobre todo a las industrias del automóvil, de vehículos pesados, ferroviaria y de bienes de equipo industriales (sistemas de refrigeración, de generación de energía, etc.). Fue creada en octubre de 2010 y ha vivido un rápido crecimiento, con una facturación cercana a 1 millón de euros en su primer año de existencia. Si GreenMot ha sabido hacerse rápidamente un hueco en el mercado, ha sido gracias a su original posicionamiento, según explica Stéphane Londos, su presidente y fundador:

“Nosotros adaptamos nuestra instrumentación a los productos que debemos probar, y no al revés. Llevamos a cabo pruebas no intrusivas, lo cual nos permite obtener resultados mucho más fiables. Otra de las bazas de nuestra empresa es que somos capaces de definir pruebas en línea con los resultados que se buscan, y podemos analizar los resultados que obtenemos. De este modo, podemos sugerir a los clientes mejoras en sus productos, para mejorar su rendimiento”.

Esta estrategia explota al máximo la experiencia adquirida por Stéphane Londos a lo largo de quince años de colaboración con distintos fabricantes de automóviles y proveedores de automoción.

La instrumentación de HBM, clave en la estrategia de GreenMot

Este posicionamiento plantea numerosas exigencias a la instrumentación. HBM tenía todas las de ganar para colaborar con GreenMot y, de hecho, se convirtió rápidamente en su socio de referencia.

Hay varias razones para ello. En primer lugar, el tipo de mediciones que se llevan a cabo. Por ejemplo, GreenMot hace muchísimas mediciones de par, un campo en el que HBM es prácticamente indispensable. Pero también está el sistema de adquisición. Tanto en las mediciones de objetos móviles (automóviles, trenes, vehículos pesados) como de sistemas estacionarios (en banco de pruebas o en emplazamientos industriales), GreenMot emplea siempre un sistema de adquisición integrado que, además, debe ser capaz de recopilar datos de una gran variedad de magnitudes (par, deformación, velocidad de giro, temperatura, presión, humedad, velocidad de caudal de aire, etc.).

HBM tiene la solución para todos esos requisitos: el sistema modular QuantumX. Pero para Stéphane Londos, todavía hay otros factores decisivos que inclinan la balanza a favor de HBM:

“Nosotros trabajamos en entornos de investigación aplicada, que son mucho más exigentes en lo que respecta a la calidad de medición. Los productos de HBM se adaptan perfectamente a los requisitos metrológicos, tanto en términos de incertidumbre de medida como de reproducibilidad o sincronización de las medidas. Y lo mejor de todo: HBM es capaz de producir ‘a medida’ los sensores que necesitamos para instrumentar estructuras y llevar a cabo mediciones no intrusivas. Hemos llegado a un punto en el que, de forma regular, hacemos desarrollos conjuntos con este socio alemán. Valoramos enormemente la atención que, desde nuestros comienzos, nos ha prestado una empresa de la talla internacional de HBM”.

Para llevar a cabo esas mediciones no intrusivas y, cuando es preciso, diseñar sensores a medida, GreenMot emplea modelos numéricos de los equipos que somete a pruebas. De este modo, la empresa puede preparar las pruebas, definir la posición de los sensores, el tendido de cables, etc., antes incluso de tener acceso al equipo que debe probar. Eso también le permite estudiar de antemano el diseño de los sensores a medida. El ahorro de tiempo que se deriva de todo ello es enorme.

Célula de pruebas de GreenMot
Sistema de adquisición de datos QuantumX

Un GEN2i para probar motores eléctricos

La cooperación con HBM, que ya estaba firmemente asentada, entró hace poco en una nueva fase. Desde sus inicios, GreenMot ha trabajado con sistemas completos, prestando atención a su entorno. Los automóviles híbridos, que combinan un motor de combustión interna tradicional con otro motor eléctrico, han atraído el interés de GreenMot hacia los motores eléctricos que, de manera incuestionable, tienen potencial para influir en el comportamiento y el rendimiento de los vehículos.

Las pruebas de este tipo de motores plantean un nuevo desafío en lo que se refiere a la medición, porque la alimentación eléctrica se presenta en forma de un tren de impulsos eléctricos de varios centenares de voltios, con formas complejas y frecuencias de entre 1 y 25 kHz. Este tren de impulsos tiene varios transitorios muy rápidos, con intensidades variables, que es imprescindible registrar de manera fiable para poder analizar el rendimiento del motor. Esos datos también son necesarios para comprender la influencia de la corriente de alimentación en la velocidad del motor y en su entrega de par.

Eso llevó a GreenMot a examinar otros sistemas disponibles actualmente en el mercado. Incluso probaron un sistema de alta tecnología especialmente desarrollado para analizar perturbaciones en la red eléctrica. Pero ese candidato no permitía adquirir datos de larga duración conservando todos los detalles de la señal. Una vez más, HBM ofreció la mejor solución.

“Nos decidimos por el sistema GEN2i de la serie Genesis HighSpeed, que es capaz de registrar señales de alta tensión y de trabajar con frecuencias de muestreo de hasta 100 MS/s: más que suficiente para analizar las señales en detalle”, explica Stéphane Londos.

No está de más señalar que la compra de GEN2i por parte de GreenMot, que se suma a la de QuantumX, confirma lo adecuado de la decisión de Spectris (matriz de HBM) de encomendar a HBM la modernización de la gama de sistemas de adquisición “recuperados” como resultado de la adquisición de LDS en 2008.

GEN2i (al igual que QuantumX) se utiliza como front-end de adquisición. Las medidas digitalizadas se transfieren a una estación de trabajo a través de un enlace Gigabit Ethernet óptico. En la estación de trabajo, los datos pueden visualizarse, almacenarse y visualizarse. Este enlace óptico hace posible un perfecto aislamiento entre la tensión de alimentación de los motores (hasta 700 V) y la estación de trabajo. Para el procesamiento de los datos se emplea el paquete de software Perception, desarrollado por HBM para adquisición de datos de alta velocidad (permite visualizar 10 GB de datos en 10 segundos).

Ensayos sobre un coche híbrido en la célula de pruebas de GreenMot
Registrador de datos GEN2i para pruebas de automóviles eléctricos

¿Y el futuro?

GreenMot tiene intención de reforzar su cooperación con HBM, puesto que está a la altura de sus expectativas tanto en términos de productos como de servicio (sobre todo en lo que respecta al desarrollo de sensores a medida).

“También es una cuestión de sacar todo el jugo a las inversiones materiales e intelectuales que hemos hecho en estos productos y programas”, comenta Stéphane Londos.

Hay varios proyectos en proceso. El GEN2i adquirido por la empresa francesa se equipará con canales de medición adicionales; con ello podrá emplearse en aplicaciones con varios motores eléctricos (una de las tendencias en los vehículos híbridos). En un futuro cercano, GreenMot tiene planes de probar una solución propuesta por HBM para sincronizar las medidas realizadas con QuantumX con las obtenidas con GEN2i. Hoy más que nunca, HBM es un socio clave para ayudar a GreenMot a abordar sistemas cada vez más complejos y para afianzar su prestigio entre los fabricantes de equipos industriales motorizados. 

El cliente

GREENMOT SAS

Groupe de Recherche en Economies d'ENergie & MOteurs Thermiques


Contáctenos Contacte con HBM si desea saber más sobre lo que HBM le puede ofrecer.