Un sistema de registro con células de carga permite saber cuánto recolecta cada empleado

La empresa holandesa Meer Camp se dedica a cultivar tomates y hortalizas. Recientemente ha estrenado un nuevo sistema de registro que le permite obtener información precisa sobre el trabajo y el rendimiento de sus empleados. Gracias al nuevo sistema, la empresa dispone de información útil sobre productividad. Una parte integral del sistema consiste en pesar los carros con los tomates recolectados. De este modo, se contabiliza con claridad cuántos kilos de tomate recoge cada empleado y la remuneración se puede adaptar mejor al trabajo efectivamente realizado. Los carros se pesan empleando células de carga de HBM, que pasan la información sobre el peso directamente al departamento de administración.

Meer Camp, con sede en Made, Países Bajos, es un vivero de tamaño mediano que cultiva distintos tipos de tomates, como tomate en rama. Ocupa un terreno de aproximadamente 13 hectáreas, de las cuales 8 hectáreas son invernaderos. Tiene una producción anual de unos 5 millones de kilos de tomate en rama.

Cuando Meer Camp se vio en la necesidad de poner al día su sistema de registro de tiempo en 2016, el director Dirk-Pieter van der Meer se puso en contacto con ProCC, de Rotterdam, una joven empresa tecnológica que acababa de lanzar al mercado un nuevo sistema. Este sistema registra todos los datos relativos al trabajo de cada empleado, proporcionando a la empresa información precisa del número de horas trabajadas y el trabajo realizado. El sistema emplea NFC (comunicación de campo cercano), que permite el intercambio de información de forma inalámbrica a corta distancia. Para registrar las actividades, se escanean unas etiquetas NFC con la ayuda de teléfonos móviles, que se colocan en una caja registradora. Los teléfonos móviles, a su vez, se comunican a través de unas estaciones Wi-Fi instaladas en los invernaderos con el sistema administrativo-financiero de la oficina, que recoge y procesa todos los datos.

Dirk-Pieter van der Meer, Director of Meer Camp
Dirk-Pieter van der Meer, Director de Meer Camp.

Células de carga conectadas a la app de un teléfono

Meer Camp proporciona a sus empleados —en especial a los temporeros polacos— teléfonos móviles Android para su trabajo. A la entrada del invernadero, el teléfono móvil se escanea y empieza a registrar información. El teléfono tiene instalada una aplicación con un menú desplegable para una serie de tareas, como recoger o cortar una bandeja de tomates. El propio empleado puede definir el trabajo. El empleado selecciona la actividad y escanea la etiqueta NFC de la hilera en la que va a trabajar. Si cambia de hilera o de actividad, debe anotar el cambio en la app o escanear la nueva etiqueta NFC.

Cuando un empleado está recogiendo tomates, por un lado lo indica en la app; por otro, escanea la etiqueta NFC del carro y, además, escanea también la etiqueta de la fila en la que está trabajando. Cuando el carro está lleno, se envía al departamento de logística, en donde se escanea y se pesa en una plataforma de pesaje. Esta operación se lleva a cabo utilizando células de carga y electrónica de HBM. La información de las células de carga pasa directamente al sistema en línea. Como se conoce el peso del carro vacío, se puede calcular cuántos kilos de tomates recoge cada empleado y cuánto tiempo tarda en hacerlo. Según explica Peter van Spaandonk, director comercial de HBM Benelux.

“Para este proyecto, hemos suministrado cuatro células de carga tipo HLC, incluido suministro de energía y electrónica AED. Además, hemos proporcionado asistencia técnica para el desarrollo de la aplicación y durante la instalación en Meer Camp”

y añade: “Para nosotros, la horticultura es un mercado muy interesante, con muchas posibles aplicaciones. Por ejemplo, hemos llevado a cabo un proyecto en el que la gestión del agua dentro de un invernadero se monitoriza por medio de células de carga. Las células de carga se emplean ampliamente para seleccionar y pesar fruta y verdura, y para verificar el peso de los envases. Para los cultivadores, no solo es importante el peso individual de sus productos, sino también el rendimiento en relación con el esfuerzo invertido y el consumo de materias primas. En todos estos casos, HBM puede ser un proveedor interesante de soluciones innovadoras”.

HLC load cells
Células de carga HLC de HBM
AED Weighing Electronics
Electrónica de pesaje AED
Jeffrey van Uunen, president of ProCC.
Jeffrey van Uunen, presidente de ProCC.
Registration of the picked tomatoes
Registro de los tomates recolectados.

Enlace administrativo con todos los sistemas financieros actuales

“El sistema puede registrar otros datos, aparte de la productividad de cada empleado”, afirma Jeffrey van Uunen, presidente de ProCC. “Es muy sencillo crear enlaces con cualquier sistema financiero actual, como Exact o Unit4; por tanto, los datos se pueden utilizar fácilmente con fines contables o de administración salarial, o pasarse a la agencia de empleo. Por ejemplo, la empresa puede llevar en el sistema un seguimiento del número de faltas o bajas por enfermedad, y dividir las actividades en consecuencia a efectos administrativos. Igualmente, se puede facturar por trabajo realizado y pagar por las tareas caso por caso. Aparte de eso, el sistema es tan flexible que permite importar cualquier otra información de manera sencilla. Por ejemplo, se pueden notificar a través de la aplicación problemas técnicos, plagas o enfermedades presentes en el invernadero, con lo cual el sistema se convierte en una herramienta de utilidad para otras actividades. Las empresas pueden asignar tareas complejas a empleados a tiempo parcial y determinar cuáles son las actividades que consumen más tiempo. De esta forma se puede optimizar el flujo de trabajo”.

Pago justo por peso de los tomates recolectados

Este sistema de registro del trabajo ofrece muchas ventajas a este productor de tomates. Para empezar, puede conocer mejor a qué dedican el tiempo sus empleados. Pero, además, al pesar los tomates recolectados, puede saber también cuánto recoge cada empleado individual. Esta información se presenta en una pantalla en la cafetería del vivero. Los empleados más productivos cobran un salario por hora sensiblemente mayor, que les sirve de incentivo.

“Hemos comprobado que esta forma de trabajar anima a algunos de los empleados a trabajar con un poco más de intensidad porque, al fin y al cabo, nadie quiere cobrar menos o no recibir reconocimiento”, explica Dirk-Pieter van der Meer, director de Meer Camp.

“El resultado es que nuestra productividad general mejora. Tenemos el objetivo de reducir los costes laborales totales en un 8% en los próximos años”.

Según Jeffrey van Uunen, este sistema de registro también beneficia a los trabajadores porque favorece un pago más justo. “Los trabajadores más productivos reciben un incentivo, en forma de un salario por hora más alto. Con nuestro sistema, lo podemos documentar con todo detalle. La información puede incluso utilizarse en auditorías GRASP, que exigen que las empresas del sector agrícola y hortícola justifiquen sus políticas de personal y sus condiciones laborales. Esta directiva nació como respuesta a malentendidos sobre salarios insuficientes y explotación de trabajadores extranjeros. Con nuestro sistema, podemos demostrar que estamos pagando a nuestros empleados una retribución justa”.

Un sistema asequible también para pequeños productos

“Nuestro sistema es muy flexible y asequible”,

explica Jeffrey van Uunen. “Nos dirigimos fundamentalmente a productores pequeños y medianos, que subcontratan una parte de su administración con una gestoría externa. Nuestros clientes no pagan decenas de miles de euros por una licencia, sino una cantidad fija por hectárea. Para Meer Camp, el coste total de adquirir e implantar nuestro sistema era menor que el de actualizar el sistema que tenían. Nuestro sistema también resulta asequible para pequeños productores, porque los costes están adaptados al tamaño de la empresa y a la nómina total de trabajadores. Asimismo, podemos añadir otros registros muy variados de forma flexible, para que los pequeños productores le saquen partido a información y datos relevantes sobre su explotación, personal y cultivos”.

Por el lado del hardware, ProCC no gana nada. El sistema es sencillo y funciona con teléfonos Android normales y con interfaces Wi-Fi asequibles. HBM, que es el proveedor de las células de carga para la plataforma de pesaje, es un especialista en este tipo de tecnología, con una presencia destacada en la industria alimentaria y hortícola. ProCC ya ha implantado su solución en cuatro explotaciones que, en conjunto, suman unas 50 hectáreas de invernaderos, pero Van Uunen espera que esta cifra crezca rápidamente hasta las 150 hectáreas, a través de nuevas colaboraciones con otras empresas.

Contáctenos Contacte con HBM si desea saber más sobre lo que HBM le puede ofrecer.